martes, 2 de marzo de 2010

¿Qué debemos hacer para pedir un libro en la Biblioteca?

La Biblioteca del campus de Vicálvaro abrió sus puertas en 1990; desde entonces ha ido acumulando más de 170.000 de volúmenes de 89.476 títulos diferentes, de diversas temáticas, pero sobre todo dedicados al Derecho, Empresa, Economía y disciplinas complementarias (información actualizada en 2007).

Sin embargo, quizás no esté el libro que atiende a nuestras inquietudes personales, o ese que el profesor nos ha recomendado, o ese otro que está disponible en la librería pero que no estamos dispuestos a pagar... En estos casos, ¿qué debemos hacer?

Como sabemos, cada campus de la Universidad Rey Juan Carlos dispone de su propia Biblioteca, siendo la del campus de Móstoles la que cuenta con un mayor fondo bibliográfico. Si tenemos suerte y el libro que buscamos se encuentra dentro del catálogo de cualquiera de las bibliotecas, podemos pedir que nos lo traigan hasta la biblioteca de nuestro campus sin ningún tipo de autorización externa. A este tipo de intercambio se le denomina préstamo intercampus.

Pero puede que ese libro que buscamos no esté disponible en ninguna biblioteca de la universidad pero sí en otra biblioteca de la Comunidad de Madrid o de otra universidad pública. En este caso se trata de un préstamo interbibliotecario y podremos solicitar un máximo de cinco ejemplares al mes por alumno (diez en el caso de alumnos de tercer ciclo) y será necesaria la autorización de un profesor. Para ello, deberemos rellenar este formulario y entregarlo firmado por un profesor en cualquiera de las bibliotecas de la universidad. Cuando llegue el libro, se nos notificará a través del correo de la universidad.

Para nuevas adquisiciones, que no se encuentren en otras bibliotecas, existen tres categorías: libros de fondo especializado, manuales y bibliografía recomendada para alumnos, y desideratas; aunque el enlace en la página web de la universidad para los formularios necesarios no se encuentran disponibles...

En cualquier caso, esperemos que nuestra curiosidad sea satisfecha o bien por el fondo bibliográfico de la universidad, o por el de otras bibliotecas públicas.

¡A leer!


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada